Una de las mejores guías para evaluar la excelencia de un hotel son las estrellas que ostente. Por supuesto, uno puede informarse y considerar aspectos destacables por separado: la ubicación de cierto hotel, el precio que maneje en su hospedaje, los servicios añadidos que incluya o la oferta gastronómica que maneje. No obstante, a final de cuentas el parámetro principal para medir el nivel de un hotel son las estrellas que tenga. Pero ¿Que quieren decir las estrellas que tenga un hotel? ¿Cuáles son los más aconsejables de elegir de acuerdo a esta clasificación? Eso lo veremos a continuación.

Por ejemplo, en México, una potencia turística a nivel mundial, además de hoteles, hay otras formas de alojamiento muy populares como las pensiones, apartamentos, campamentos, e incluso hamacas en renta.

Los hoteles de México, van desde baratos moteles, hasta lujosos establecimientos en prestigiosos balnearios. Los costos de estos hoteles varían de acuerdo a la región, la temporada, la fama del hotel y los servicios que ofrecen.

Los costos de las habitaciones están regulados de manera oficial y los hoteles están clasificados por categorías. A partir de una y hasta cinco estrellas, una categoría especial y una de gran turismo. Desde una estrella los hoteles incluyen baños con ducha, cambio diario de ropa de cama y limpieza cotidiana de la habitación.

El otro polo lo tenemos en los hoteles de Gran Turismo, los cuales son muy lujosos y generalmente incluyen gimnasio, spa, club nocturno y un restaurante de primera línea. Los hoteles categoría especial, por su parte, son generalmente reconocidos como monumentos históricos.

Además de los hoteles de una a cinco estrellas, en México también hay conventos, haciendas y mansiones adaptadas como establecimientos de hospedaje. Varios de ellos, calificados de monumentos nacionales, conservan los muebles, y los decorados originales.

Las haciendas hoteles por lo general incluyen vastos jardines y todas las comodidades de la actualidad. No obstante, a ciertos hoteles de cinco estrellas instalados en conventos o en mansiones, no les es permitido modificar sus estructuras arquitectónicas para ofrecer nuevos servicios.

Esto ha sido una aproximación a la manera en la que se clasifican los hoteles y en general es una pauta eficiente para saber que hotel nos conviene, en el marco de unas vacaciones. En nuestro país existe una amplia oferta de hoteles, de todas las categorías mencionadas y eso es una ventaja, tanto para los viajeros nacionales como los internacionales.