Los primeros hoteles boutique surgieron en la década de 1980, principalmente por el impulso del empresario estadounidense Ian Schrager. De hecho, el primer hotel boutique que apareció, en el estricto sentido del término, fue el Morgans Hotel de New York. Desde entonces cambió completamente el modo de considerar lo que es un alojamiento, para ahora pensarlo como un espacio para que los visitantes se sientan como en su propio hogar.

En nuestro país, existen extraordinarios hoteles boutique y en lo que sigue mencionaremos cuales son algunos de los más importantes. Uno de ellos es Secreto, en Isla Mujeres, este hotel boutique tiene doce habitaciones y se caracteriza por tener gimnasio, piscina, spa, excursiones acuáticas, diversiones acuáticas y actividades ecológicas. Además, tiene una playa privada.

Casa de Mita, en Puerto Vallarta nos presenta otro de los hoteles boutique de mayor prestigio en el territorio nacional y en específico en el Occidente de México. Se trata de un rincón lleno de intimidad ubicado en Playa Careyero, enclavado en un entorno de profusos jardines de plantas tropicales. Casa de Mita cuenta con seis lujosas habitaciones y dos suites con vista al Pacífico. El menú varía cotidianamente, alternando con platillos de cocina internacionales y especialidades de la gastronomía de nuestro país.

Casa Sandra, en Isla Holbox es otra valiosa referencia para el caso de ejemplificar cuales son los mejores hoteles boutique de México. Es un establecimiento de hospedaje que se distingue por la excelencia de sus instalaciones y la atención personalizada que allí se ofrece. En las habitaciones de Casa Sandra los visitantes hallarán vaporosas sábanas, muebles de elegante diseño, y amenities con productos de origen orgánico, que exhiben la propuesta de un hotel que se afana en satisfacer espíritu, cuerpo y mente. Uno de los aspectos más ponderables de este hotel boutique, es que en él se puede elegir entre tres clases de habitaciones: Master Suite, Junior Suite y Superior.